Seguro que lo has hecho. Todos lo hemos hecho. Un mal momento se transforma en un correo electrónico, un mensaje de Whatsapp o un privado en Twitter que en caliente tiene las palabras correctas pero que, en frío, desearías volver al momento de pulsar el botón de ‘Enviar’. ¿Se puede eliminar un mensaje ya enviado? No es fácil, pero hay algunas plataformas que permiten ayudar al arrepentimiento.

El silencio suele venir tras palabras en tensión. El teclado, de móvil u ordenador, se va enfriando. Dicen que las palabras duelen más que los golpes (o, más cultural, que la pluma es más poderosa que la espada). El caso es que todo ocurre tras pulsar ‘Enviar’.

Insultos, malas palabras, pequeñas ‘venganzas’, peticiones de tiempo para reflexionar o reproches que, en ese momento, son los adecuados. A priori. Porque pasan unos segundos, unas horas y la mente se puebla de dudas: ¿he hecho bien? ¿Me arrepentiré de esto? Incluso puede que el destinatario haya sido otro por error. Vale, puede que el daño ya esté hecho. Que no haya vuelta atrás al querer eliminar un correo electrónico, un privado en Twitter, un mensaje de Line o Whatsapp enviado

Sin embargo, algunas de las plataformas permiten aliviar la angustia del día siguiente al tener que decir: "¡Es broma! El mensaje no era para ti xD". Aunque la mejor prevención es pensar dos veces lo que vas a enviar. Por si acaso.

Gmail

Si envías un correo electrónico desde el servicio de correo de Google, Gmail, existe la posibilidad de borrarlo en un intervalo de 5 a 30 segundos, como máximo. El recurso se llama ‘Deshacer el envío’ y se puede habilitar desde la configuración del gestor de correo, acudiendo a Labs.

clip_image002

Outlook

El antiguo Hotmail también dispone de una opción para recuperar un mail ya enviado. Eso sí, desde el soporte técnico de Microsoft destacan que solo se puede si el destinatario no ha abierto el correo y siempre y cuando se haga desde una cuenta de Microsoft Exchange.

En tal caso, habría que ir a ‘Correo’ y clicar en ‘Elementos enviados’. A continuación, abrir el correo que se desee recuperar o reemplazar y pinchar en ‘Archivo’ para ir a la vista ‘Backstage’. Una vez ahí, elegir la opción ‘Reenviar’ o ‘Recuperar’.

Recuperar el mensaje significa que se podría eliminar el mensaje de la bandeja de entrada del destinatario (siempre y cuando no lo haya abierto). Por su parte, reemplazar el mensaje permitiría borrar el mensaje original y reemplazarlo por uno nuevo.

Line

El servicio de mensajería instantánea mediante ‘stickers’ es claro y contundente en lo relativo a borrar o cancelar un mensaje enviado. De acuerdo al FAQ (preguntas frecuentes) de Line, no es posible eliminar el contenido una vez haya sido enviado.

Whatsapp

Sus caídas hacen temblar a millones de personas. Aun así, es el modo de comunicación más extendido y vertiginoso en la actualidad. Por eso, hay más posibilidades de enviar un ‘whats’ del que te puedes arrepentir o a la persona equivocada.

Hay quien pueda pensar que, eliminando el mensaje enviado (manteniendo el texto pulsado y clicando en eliminar o en el icono de la papelera), se le borrará al destinatario. Pero no es así. La única posibilidad pasa por una mala o nula conexión a internet en tu móvil. Si esto ocurre, en el mensaje aparecerá el icono de un pequeño reloj. En el momento en que aparezca la primera o las dos marcas, nada que hacer.

Facebook

La popular red social tampoco permite una eliminación total del contenido que hayas enviado, por ejemplo, a través de una conversación privada. Puedes eliminar el mensaje que has enviado, pero como recuerda el servicio de ayuda de Facebook: «al eliminar un mensaje de tu bandeja de entrada no se eliminará de la de tu amigo».

Twitter

La plataforma de los 140 caracteres es, quizás, la que más posibilidad de rectificación ofrece. Un tuit ‘desafortunado’ en el que mencionas a alguien puede ser eliminado de forma rápida. Del mismo modo, Twitter permite eliminar los DM (mensajes privados), con la particularidad de que desaparecen del historial del remitente y del destinatario.

El único problema en estos casos es la notificación por mail, ya que algunos usuarios tienen habilitada la recepción de un correo en su buzón al ser mencionados o recibir un privado.

Cabe recordar, en el caso de los correos, que el hueco del destinatario es recomendable dejarlo para el final. Por si en el éxtasis de la escritura no te das cuenta de a quien pones en copia. Releer tampoco viene mal. Sobre todo, para evitar que el dedo sea más rápido que la mente.